Posts Tagged ‘plantas’

Conoce los animales con Priscila, la pez globo

Tuesday, November 15th, 2011

A partir de hoy, los más pequeños de Qilania pueden viajar con Priscila, la pez globo, y conocer los animales del mundo.

Lo hemos puesto en abierto para que también los demás podáis conocerlo:

Conoce los animales con Priscila, la pez globo, con la voz de Ana Bettschen

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace

Vegetales letales

Thursday, May 26th, 2011

Frescca Farina perseguida por una planta letalLa Junta Qilaniana me ha pedido que os hable sobre árboles y plantas venenosas. Yo estudio minuciosamente los olores y eso me obliga a trabajar con el reino vegetal en muy estrecha conjunción. Casi todos los perfumes tienen origen vegetal. Por nombrar los más conocidos: lavanda, rosa, violeta, gardenia… ¡Infinidad!

Aparte de oler bien, algunas plantas generan sustancias tóxicas. Los entendidos dicen que a ellas les sirve para protegerse frente a los animales (insectos y herbívoros, en general). Aunque si fuera por eso, ¿no serían venenosas todas las plantas? Dejemos el veredicto para las autoridades científicas…

En la actualidad, las plantas son menos venenosas que antaño. Es decir: siguen siendo igual de venenosas, pero no es tan fácil morir por culpa de una planta como lo era antes… Si vives en una ciudad, sin ir más lejos, ¡no es fácil encontrar plantas! Antiguamente, por ejemplo, se podían envenenar flechas con tejo o raíz de acónito, y matar al enemigo. Pero ahora ya no hay flechas, porque se han inventado otras armas más mortíferas. Matar es muy feo. Horroroso. Es mejor morirse uno solo, sin ayuda. También son famosos los venenos elaborados con belladona y cicuta. Por ejemplo, a Sócrates le obligaron a beber una infusión de cicuta, probablemente mezclada con otras plantas, porque la cicuta no es tan vevenosísima como la pintan. Y hasta bien entrado el siglo XX, tengo informes altamente secretos de personas importantes asesinadas utilizando perfumes.

Muchas de estas plantas se utilizan como plantas ornamentales. Están a la puerta de casa. Sin ir más lejos, la adelfa o el acónito (que ya hemos mencionado). Normalmente uno no se comería una hoja de adelfa —suficiente para matar a un hombre adulto—, pero a lo mejor sí unas bayas de belladona, que son jugosas y de sabor ligeramente dulce (no me preguntéis por qué lo sé). O las setas, que son las “plantas” (en realidad pertenecen al reino “fungi”) que producen más muertes.

Además de las plantas que os he dicho, que son mortales en dosis pequeñas, hay muchas otras plantas tóxicas. Algunas producen urticaria al contacto con la piel —como las ortigas, de ahí su nombre— y otras producen trastornos digestivos, incluso respiratorios, cardíacos y del sistema nervioso. En dosis pequeñas, no son mortales. De hecho, muchas plantas venenosas se utilizan en pequeñas dosis para fabricar medicamentos beneficiosos para la salud… Pero en estado natural, nunca se sabe qué es una dosis pequeña y qué una dosis grande. Eso depende de cada persona. A lo mejor uno ni se entera y otro acaba en el ataúd. O, por ejemplo, lo que a un adulto no le hace nada, puede matar a un niño o dejarle en una silla de ruedas para toda su vida. Depende de muchos factores.

Lo mejor es no hacer experimentos.

AmapolaMuchas veces se utilizan algunas de estas plantas tóxicas como “drogas”. El sujeto consume una planta y sufre alucinaciones (alteraciones del sistema nervioso). Esto se hace desde tiempo inmemorial con plantas como la adormidera (amapola, para los amigos), de donde salen el opio y otras sustancias. Algunos consumen setas tóxicas como los “monguis” o “bonguis”, que cogen por el monte. Los druidas utilizaban muérdago (viscum alba). Y también ha habido casos de intoxicaciones graves con estramonio (una planta alucinógena e invasiva que crece en muchos sitios).

Mi consejo para todos vosotros es que, si no sabéis (que es lo más normal), tengáis cuidado. A todos nos han enseñado de pequeños que no se comen las cosas del suelo: pues eso. Dejemos que los que sí saben traigan los comestibles hasta la mesa. ¡Y nosotros a disfrutar! ¡Jajajaja!…

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace