Posts Tagged ‘rosa’

El color

Thursday, October 27th, 2011

El mundo es luminoso y está lleno de colores, y lo sabemos porque nosotros, los humanos, vemos el color cuando percibimos la luz a través de la vista. Tenemos vista gracias a nuestros ojos, ¡claro!, pero la cosa no se queda ahí: los ojos y nuestro cerebro funcionan juntos en esto. Una vez llega la luz a nuestros ojos, estos emiten señales nerviosas a nuestro cerebro, que es el que interpreta el color que estamos viendo. Por eso somos capaces de ver, conocer y distinguir muchos colores.

Los objetos de nuestro alrededor dependen de la luz que reciben para ser vistos por nosotros de uno u otro color. Cualquier objeto, una camiseta, una sandía, cualquier cosa, absorbe ondas electromagnéticas y refleja otras. Las ondas electromágneticas no son, ni más ni menos que rayos de luz. Es la energía que procede del exterior, la que nos rodea cada día. Os pongo un ejemplo: tenemos una manzana y nuestro cerebro interpreta que es de color rojo, pero lo hace con una luz adecuada para percibir el color brillante, sabroso de la manzana. La manzana absorbe para sí todos los colores que proceden de la luz, menos uno, el que refleja. En este caso el color rojo, que es el que vemos. Pero puede ocurrir que apenas exista luz en el sitio donde observamos la manzana. Si el color dependiera sólo de las ondas que refleja dicha manzana, nosotros seguiríamos viéndola igual de roja, pero eso no es así, porque la luz ha variado y nuestro cerebro vuelve a interpretar el color de la manzana. ¡Quédate completamente a oscuras en una habitación y verás cuando se acostumbre tu ojo a la oscuridad cómo cambian las cosas de color! Pensándolo, es casi magia.

Los humanos no somos capaces de distinguir la infinidad de colores que existen a través de nuestros ojos. ¡Sí, esos que luego interpreta el cerebro! Parece mentira, pero es así Las personas tenemos ojos con percepción tricrómica. Eso significa que nuestros ojos son sensibles a tres colores: azul, rojo y verde y a todas las mezclas posibles con ellos tres, que son muchísimas, pero no todas. En los ojos tenemos conos y cada uno se encarga de un color. Hay otras células similares a los conos, llamadas bastones, que sólo se activan con la oscuridad. Los bastones permiten distinguir el negro y el blanco. Vuelve a hacer la prueba de observar lo que se percibe en la oscuridad y te darás cuenta.

En el reino animal no se suelen percibir bien los colores, pero algunos animales ven colores que nosotros no somos capaces de distinguir. Las aves, por ejemplo, sí lo hacen. Ellas tienen preferencia por los colores rojizos, los insectos por los azules, los animales nocturnos ven en blanco y negro… También existen algunas aves y marsupiales que tienen visión tetracrómata, es decir, que pueden ser receptores de cuatro colores primarios: el rojo, el verde, el azul y el ultravioleta. Y así un largo etcétera de peculiaridades… Cada especie ve las cosas de una forma diferente, aunque sea la misma cosa,

Existen dos formas de ver los colores a través de nuestros ojos:

  • La síntesis aditiva, descubierta por Newton, que determina, a través de un experimento, que la suma de los colores luz primarios (rojo, verde y azul), da lugar a tres colores más claros, hasta producir el color luz blanco. Y la ausencia de dichos colores produce el negro, que es el no color. Newton demostró que la luz solar (luz natural, luz blanca) tiene todos los colores del espectro de luz, millones y millones, incluyendo los que el ojo humano no ve.
  • La síntesis sustractiva, que es la que más conocemos. Se consigue cuando se mezclan pinturas, tintes y pigmentos sobre un objeto, cosa que hacemos muy bien los humanos. Este objeto absorbe todos los colores y refleja un color que es el color que vemos, lo que ya os he explicado. En este caso se parte del color acromático blanco (un papel, por ejemplo) para “pintar” sobre uno o varios colores. Los colores primarios en este tipo de síntesis son cian, magenta y amarillo. A medida que mezclamos dichos colores, aparecen sus colores secundarios, que oscurecen los primarios, hasta obtener en esa suma, el negro. Recordad que todos los objetos de la Tierra están “pintados”, tienen pigmentos que le dan su color, como una piedra gris o un señor calvo rosa.

Así que, además de muchísimos colores, nuestro ojo ve el banco y el negro. Según la síntesis aditiva, el blanco es la suma de todos los colores y el negro la ausencia de todos ellos. Y según la síntesis sustractiva, el blanco es un no color y el negro la superposición de todos los colores… ¡Vaya lio! Os lo digo porque a veces se usan los colores de una forma u otra, aunque nosotros los veamos igual. Un ordenador, por ejemplo, actúa con la síntesis aditiva para que podamos ver los colores a través de él. Sin embargo, cuando coloreamos un dibujo aplicamos la síntesis sustractiva.

A mi me encantan los colores, verlos, sentirlos y jugar con ellos… ¡Me gustan todos, todos, toditos!

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace

El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, la pimienta

Tuesday, April 5th, 2011

Un acre son aproximadamente cuatro mil metros cuadrados. Además de eso, algo “acre” es algo picante, de sabor áspero y, por tanto, irritante. Los condimentos acres no son muy recomendables en gran cantidad ni para personas con el estómagos delicado. Pero, utilizados en su justa cantidad, son deliciosos e incluso imprescindibles para la elaboración de ciertos platos. Es el caso de la pimienta que, hoy en día, es un condimento casi universal.

Che Dorée estornudando por culpa de la pimientaEn este caso, yo no fui el descubridor de la pimienta, la baya del Piper nigrum, aunque seguro que fue algún descendiente mío oriundo de la India. ¡Lo noto en la sangre! Después la especia llegó a Grecia y, de ahí, a todo el mundo. Aunque a nadie debió de ocurrírsele plantar una semilla, porque los exploradores de nuevos mundos aún buscaban el grano en los siglos XV y XVI. Ahora hay grandes cultivos en Brasil, por ejemplo, pero los mayores productores siguen siendo mis amigos indios (casi un tercio de la producción mundial), junto con Vietnam e Indonesia. Envío un saludo al viejo Rahji Quang de Bảo Lộc, quien me enseñó todos los secretos de la pimienta.

Según el tratamiento que reciban, las pimientas más utilizadas son:

  • La pimienta negra es la que se recolecta sin estar completamente madura. Se seca, ennegrece y se arruga. Se utiliza en guisos, estofados, marinados y adobos. Tampoco puede faltar en grano, o parcialmente machacada, en algunos embutidos… ¿Qué sería de un salchichón o una butifarra sin pimienta? También se utiliza triturada para recubrir patés y quesos. Y cuando uno dice “salpimentar”, casi siempre utilizará sal y pimienta negra, que es la más extendida de todas.
  • La pimienta blanca se recolecta ya madura. Luego se macera con agua salada y se pela. Suele ser la sustituta de la pimienta negra en salsas blancas (como la bechamel) y se utiliza con pescados, arroces y verduras.
  • La pimienta verde es la que ha sido recolectada antes de madurar. De ahí el nombre: “verde”. Es menos picante que sus hermanas blanquinegras, incluso a veces se utiliza en postres. Esta pimienta suelen venir en salmuera o vinagre.

Hay otras “pimientas” que no proceden de la misma planta y, por tanto, no sé por qué han de compartir el denominativo, como la “pimienta de Jamaica” (Pimenta dicoica, muy utilizada en la cocina caribeña y mexicana), la “pimienta rosa” (Schinus terbinthifolius) o la pimienta roja (o de Cayena, género Capsicum, chile, ají o guindilla, para los amigos). Exquisitas todas ellas, pero necesitan un nombre nuevo para no confundir al novel.

PimientaCon otros condimentos soy más flexible, pero no con este. En Loto’s cultivamos nuestra propia pimienta. Un día os hablaré de mí y mi restaurante. Pero ahora, precisamente, tengo que pimentar levemente un foie de primera categoría con una pimienta fuera de categoría: la Pimienta Especial Che Dorée. Como siempre, os espero allí a todos los que sepáis apreciar la esencia, el meollo y centro indisputable del homo sapiens. Si en los últimos siglos el hombre ha venido a erigirse en el centro de la existencia (antropocentrismo), el buen alimento, como regocijo y como elemento nutricional, se está convirtiendo gradualmente en el centro del hombre (cocinoantropismo). Palabra de chef.

Toda la serie sobre condimentos:

  1. El maravilloso mundo de los condimentos
  2. El maravilloso mundo de los condimentos: la sal
  3. El maravilloso mundo de los condimentos: los ácidos
  4. El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, la pimienta
  5. El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, la mostaza
  6. El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, el pimentón
  7. El maravilloso mundo de los condimentos: los aromáticos, las semillas

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace

Los aceites esenciales. ¿A qué huele la naturaleza?

Monday, January 31st, 2011

Soy Frescca Farina, renombrada perfumista y con un olfato asegurado en más 100 millones de qips. Vivo en Qilania.

La Junta Qilaniana, de la que me honro en ser miembra, ha tenido a bien poner a vuestra disposición una muestra coleccionable de la gran cantidad de aceites naturales esenciales que se encuentran en los árboles, plantas y animales que hay en el planeta.

Los aceites esenciales están formados por sustancias químicas y, a pesar de su nombre, no son grasos. Son muy ligeros y se disuelven en alcohol, en ceras o en aceites vegetales. Os los entregarán en botellas azules de vidrio porque son muy delicados y hay que protegerlos de la luz.

Se conocen más de 150 tipos de aceite y cada uno tiene su aroma propio. Umm… ¡Qué interesante! Los olores son muy, muy evocadores. Olor a pan recién hecho, a bollo recién horneado, chocolate, tierra mojada, olor a campo o a caca… Son olores que nunca se olvidan y producen en la mente alguna sensación… Para mi, por ejemplo, el olor a mar es olor de libertad, y ese olor me produce un gran bienestar. Por eso tengo mi laboratorio de aromas muy cerca de él.

Los aceites esenciales también tienen múltiples virtudes para la salud. Siempre han servido para cuidar a las personas y por eso los usa la medicina.

Así que… ¡A ver qué se huele por ahí! La hoja del laurel, la manzanilla, el nenúfar. Los olores adiestrarán vuestras narices y también vuestro intelecto.

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace