Posts Tagged ‘perfumes’

Vegetales letales

Thursday, May 26th, 2011

Frescca Farina perseguida por una planta letalLa Junta Qilaniana me ha pedido que os hable sobre árboles y plantas venenosas. Yo estudio minuciosamente los olores y eso me obliga a trabajar con el reino vegetal en muy estrecha conjunción. Casi todos los perfumes tienen origen vegetal. Por nombrar los más conocidos: lavanda, rosa, violeta, gardenia… ¡Infinidad!

Aparte de oler bien, algunas plantas generan sustancias tóxicas. Los entendidos dicen que a ellas les sirve para protegerse frente a los animales (insectos y herbívoros, en general). Aunque si fuera por eso, ¿no serían venenosas todas las plantas? Dejemos el veredicto para las autoridades científicas…

En la actualidad, las plantas son menos venenosas que antaño. Es decir: siguen siendo igual de venenosas, pero no es tan fácil morir por culpa de una planta como lo era antes… Si vives en una ciudad, sin ir más lejos, ¡no es fácil encontrar plantas! Antiguamente, por ejemplo, se podían envenenar flechas con tejo o raíz de acónito, y matar al enemigo. Pero ahora ya no hay flechas, porque se han inventado otras armas más mortíferas. Matar es muy feo. Horroroso. Es mejor morirse uno solo, sin ayuda. También son famosos los venenos elaborados con belladona y cicuta. Por ejemplo, a Sócrates le obligaron a beber una infusión de cicuta, probablemente mezclada con otras plantas, porque la cicuta no es tan vevenosísima como la pintan. Y hasta bien entrado el siglo XX, tengo informes altamente secretos de personas importantes asesinadas utilizando perfumes.

Muchas de estas plantas se utilizan como plantas ornamentales. Están a la puerta de casa. Sin ir más lejos, la adelfa o el acónito (que ya hemos mencionado). Normalmente uno no se comería una hoja de adelfa —suficiente para matar a un hombre adulto—, pero a lo mejor sí unas bayas de belladona, que son jugosas y de sabor ligeramente dulce (no me preguntéis por qué lo sé). O las setas, que son las “plantas” (en realidad pertenecen al reino “fungi”) que producen más muertes.

Además de las plantas que os he dicho, que son mortales en dosis pequeñas, hay muchas otras plantas tóxicas. Algunas producen urticaria al contacto con la piel —como las ortigas, de ahí su nombre— y otras producen trastornos digestivos, incluso respiratorios, cardíacos y del sistema nervioso. En dosis pequeñas, no son mortales. De hecho, muchas plantas venenosas se utilizan en pequeñas dosis para fabricar medicamentos beneficiosos para la salud… Pero en estado natural, nunca se sabe qué es una dosis pequeña y qué una dosis grande. Eso depende de cada persona. A lo mejor uno ni se entera y otro acaba en el ataúd. O, por ejemplo, lo que a un adulto no le hace nada, puede matar a un niño o dejarle en una silla de ruedas para toda su vida. Depende de muchos factores.

Lo mejor es no hacer experimentos.

AmapolaMuchas veces se utilizan algunas de estas plantas tóxicas como “drogas”. El sujeto consume una planta y sufre alucinaciones (alteraciones del sistema nervioso). Esto se hace desde tiempo inmemorial con plantas como la adormidera (amapola, para los amigos), de donde salen el opio y otras sustancias. Algunos consumen setas tóxicas como los “monguis” o “bonguis”, que cogen por el monte. Los druidas utilizaban muérdago (viscum alba). Y también ha habido casos de intoxicaciones graves con estramonio (una planta alucinógena e invasiva que crece en muchos sitios).

Mi consejo para todos vosotros es que, si no sabéis (que es lo más normal), tengáis cuidado. A todos nos han enseñado de pequeños que no se comen las cosas del suelo: pues eso. Dejemos que los que sí saben traigan los comestibles hasta la mesa. ¡Y nosotros a disfrutar! ¡Jajajaja!…

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace

El maravilloso mundo de los condimentos

Monday, February 14th, 2011

La Junta de Qilania me ha suplicado que os hable brevemente sobre el maravilloso mundo de los condimentos y las especias. No hace falta que me presente: soy Che Dorée, chef de Loto’s y cocinólogo de fama mundial.

Los condimentos sirven para sazonar la comida, realzar su aroma y su sabor, y darle distintos matices. Suelen ser bastante fuertes, así que hay que utilizarlos en su justa dosis si no quieres arruinar tu plato. Aunque a veces algún cazurro sin paladar abuse de la sal… ¡Me pone nervioso!

Los condimentos se han utilizado desde que el hombre es hombre y siempre han sido muy valorados, no sólo por su valor culinario (en la cocina), sino también para hacer perfumes (preguntadle a Frescca Farina), medicinas e incluso han jugado su papel en procesos de conservación de alimentos. Por ejemplo, la “salazón” (con sal, se entiende) era y sigue siendo hoy en día un proceso fundamental para la curación y conservación de algunos alimentos, como el bacalao, las anchoas o el jamón serrano. La sal también se utilizó para curar heridas y como moneda de cambio (¡igual que el oro!). Y los supersticiosos aún hoy arrojan un puñado de sal por la espalda para combatir la mala suerte… Yo, por ejemplo.

Algunos condimentos tenían una función muy importante: disimular los olores y sabores en ocasiones fuertes de ciertos alimentos. Antes no había neveras ni camiones frigoríficos, así que un buen chorro de limón sobre el pescado era algo muy útil para el comensal y su paladar. ¡Imagínate vivir en Cracovia en el siglo XII, a más de 500 kilómetros del mar, y comer una pescadilla que había viajado cinco días en carromato! Por eso me enfado a veces cuando le hago un encargo a alguien y tarda demasiado… ¡Me pongo nervioso! No es lo mismo el romero recién cortado que el romero cortado hace un rato… ¡Me cambia los sabores! Cada día y su circunstancia tiene su sabor: el día cálido de tormenta, la noche de frío glacial y calmoso en el pantano… Uf.

En Qilania, por ahora, sólo utilizamos condimentos de origen vegetal: semillas, raíces, hojas, flores, cortezas… Ahora hemos montado un laboratorio y vamos a idear algún método sencillo para crear condimentos de origen mineral (básicamente la sal, algunas sales minerales vía química, y alguna idea que tengo en mente y aún no puedo revelar). También se utilizan a modo de condimento sustancias de origen animal, como el queso y la grasa (en forma de manteca, por ejemplo). Mozzarella, parmesano, roquefort… El queso puede comerse consigo mismo o con pan, pero utilizado como condimento en ciertas creaciones culinarias… ¡Delicioso! ¡Delicatessen!

Ahora tengo que atender mis cazuelas. Otro día, si tengo tiempo, os contaré más cosas. A los que seáis dignos y tengáis apertura de mente, ¡os espero en Loto’s! Los demás, ni os molestéis en aparecer. Ciao.

Toda la serie sobre condimentos:

  1. El maravilloso mundo de los condimentos
  2. El maravilloso mundo de los condimentos: la sal
  3. El maravilloso mundo de los condimentos: los ácidos
  4. El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, la pimienta
  5. El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, la mostaza
  6. El maravilloso mundo de los condimentos: los acres, el pimentón
  7. El maravilloso mundo de los condimentos: los aromáticos, las semillas

Post to Twitter Post to Facebook Post to Google Buzz Post to Yahoo Buzz Post to Delicious Post to Digg Post to MySpace